martes, 3 de enero de 2012

Propósitos blogueriles y personales

Raramente hago propósitos de enmienda cuando comienza el nuevo año. No es por nada, sino porque cumplo años días antes de que acabe el año y suele hacerlos para entonces. Y la norma general es que ya me los haya saltado todos para el día 31. Así que este año ha habido cambios. Son propósitos de año nuevo pero que no tienen porque iniciarse el mismo 1 de enero. Además hay una única cosa en la lista: pensar más en mi, o lo que es lo mismo, ser más egoísta.

Sé que lo último suena un poco mal, como que soy una malvada, pero es que cuando llegas a cierta edad te das cuenta (en mi caso) de que eres una pringada absoluta que ha interpuesto el interés de los demás al suyo propio y en la mayor parte de los casos ha servido únicamente para decepcionarme. Y en el último año (bueno los últimos meses del 2010 también) me he dado cuenta de que soy, por decirlo finamente, gilipollas integral.


Por ello a partir de ahora me he propuesto ponerme a mi por delante. Hay gente que aún podré poner por delante, pero son de los que se cuentan con los dedos de la mano. El caso es que si desgranas mi único propósito en realidad son muchísimas intenciones que no entrarían en una lista, aunque vamos a intentar resumir.
  • Hay que empezar a cuidarse, porque una llega a unas edades problemáticas. Soy consciente de que odio el ejercicio físico, ni siquiera me lo planteo como otras veces porque salvo que me cambien por completo la cabeza no lo voy a hacer, así que habrá que mejorar la alimentación.
  • Y como tengo que mirar por mi misma un poco más tampoco pasaría nada porque me arreglara de vez en cuando. Con un par de brochazos la cara suele mejorar que da primor y realmente tampoco cuesta tanto empezar a prepararse cinco minutos antes. Lo mismo se aplica a la ropa.
  • Las finanzas son un tema peliagudo desde hace meses y tengo que aprender a hacerlo. Algo que aprendí este año es que hay que invertir en buenos zapatos (las bailarinas que he dejado por el camino lo confirman) y que determinados complementos sí admiten versiones supereconómicas (cada vez adoro más H&M y Primark, lo reconozco).
  • Pensar en mi misma, en definitiva, significa hacer lo que más me gusta y no lo que quieren otros. Ahí entra este blog y otras muchas cosas. Ya trabajo bastante como para que el poco tiempo que tengo libre no pueda emplearlo en lo que quiero.
De momento, lo que se va cumpliendo es el último de los apartados, porque he de reconocer que esta mañana caí en la tentación de comprarme ropita, conste que todo muy ponible, básica y ha sido todo muy barato.

3 comentarios:

  1. Bueno, pero que te hayas comprado ropa quiere decir que vas bien encaminada en lo de mirar más por ti. Yo hoy me levanté con la idea de mirar en Venca que hay, que me di cuenta que hace mucho que no miro nada ahi.

    Si es que,... si no nos mimamos nosotros mismos, quien lo hará? ^_^

    ResponderEliminar
  2. Vas a ver que ese propósito de ponerte la primera de la lista te hace mucho más feliz, y que conste que no es ser egoísta es sólo quererse más.

    Besitos
    Gema
    www.demayorquieroserpersonalshopper.com

    ResponderEliminar
  3. Acabo de descubrir tu blog, te sigo! Te dejo el mío y si te apetece y te gusta te espero como seguidora :)

    Muak

    http://imagenshopper.com

    ResponderEliminar